Averías más comunes producidas en calderas

En invierno lo peor que nos puede pasar es que la caldera de nuestro hogar se estropee, ya que es la encargada de generar todo el calor necesario para protegernos del gélido frío. Sin embargo, existen tantos tipos de avería y deterioros posibles que a veces es inevitable que nuestra caldera se dañe, por una u otra razón.

En ese sentido, lo más importante es tratar de evitar que las averías aparezcan siguiendo las sugerencias del fabricante y llevando a cabo un mantenimiento de calderas preventivo periódico. Por lo general, en las calderas que ocurren más fallas son en las antiguas, así que si tienes una vieja caldera es menester que aumentes la frecuencia de las operaciones de mantenimiento.

Como se dijo previamente, existen muchos tipos de averías, pero uno de las más comunes es aquella que afecta directamente a la bomba. La podemos diagnosticar cuando escuchamos un sonido de rozamiento en la caldera. ¿La solución? Lo más efectivo siempre será sustituirla para evitar que el problema aparezca nuevamente.

Por otro lado, cuando la parte inferior del aparto gotea, lo más probable es que se trate de una rotura de la válvula de seguridad; una avería también común que requiere de un especialista en el área para ser solventada.

Asimismo, cuando desaparece el agua caliente y el calor de la calefacción en la caldera es muy factible que se produzca un desajuste que conocemos como “bajada de presión”. Es la tercera avería más frecuente y que requiere reparación inmediata.

Cualquiera de las tres averías mencionadas puede aparecer en cualquier momento en tu caldera, por lo que debes estar preparado y tener a la mano el número telefónico de un especialista en el área para que te ayude ante los problemas de gravedad. Y como siempre recomendamos a la gente: prevenir antes que lamentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *