¿Estás rompiendo tu instalación de gas poco a poco?

Para velar por la protección y la conservación de una instalación de gas, lo mejor es estar siempre pendiente de ella y no caer en la desidia ni en el abandono. Podría darse el caso de que la dejadez del usuario, sumada al desgaste habitual de las instalaciones con el paso del tiempo, creara un escenario adverso, sobre todo si tenemos en cuenta que el gas es un elemento peligroso si no se trata con delicadeza y si no se le presta atención.

Es en este contexto donde de verdad cobran importancia los servicios de mantenimiento de gas. No hay que olvidar que las compañías comercializadoras que forman parte del libre mercado dan a sus clientes la oportunidad de recibir sus servicios de mantenimiento, de manera que cubren un amplio abanico de averías. Es posible pagar una cuota mensual, que se agrega a la propia factura, para poder recibir estas tareas de mantenimiento.

En cualquier caso, es importante estar al tanto de los problemas que va teniendo en el día a día la instalación del gas. Por ejemplo, si el agua caliente no sale correctamente, lo mejor es actuar; cuanto más rápido, mejor. Si la cal invade los conductos por donde ha de circular el gas, lo correcto es operar e intervenir con la mayor diligencia posible.

Si estás rompiendo tu instalación de gas poco a poco, paso a paso, día a día, la única solución es actuar. Se puede cortar por lo sano y cambiar la instalación, algo que sería muy costoso y traumático para los inquilinos; también se puede poner en marcha un plan de faenas de revisión, de adecentamiento y de mantenimiento, de manera que puedan resolverse las anomalías técnicas que van surgiendo.

Y es que, como no podía ser de otra forma, no hay instalación de gas que no vaya cayendo de manera progresiva en el desgaste y en el deterioro por culpa del uso cotidiano. No podemos olvidar que en estos días el gas natural es la energía más segura y limpia de entre las no renovables; calentar el agua, disfrutar de la calefacción o cocinar fácilmente son tareas que el gas natural facilita.

Sería conveniente tener en mente cómo pueden ayudarnos los principales servicios de mantenimiento que ofrecen las compañías, como, por citar algunos ejemplos, el OK de Gas de Endesa, el Servigás Complet de Gas Natural Fenosa, el Servicio de Mantenimiento de Gas de Iberdrola, el Funciona Plus de EDP o el Tu Asistente de Gas de la compañía Viesgo.

Hay que tener un especial cuidado con la instalación del gas cuando empieza a dar síntomas de problemas o de roturas. La situación puede dar lugar a fugas, las cuales podrán afrontarse mejor o peor dependiendo del lugar en el que se encuentre el conducto dañado. El panorama se antoja más oscuro si cabe en los edificios más antiguos, que son más propensos a padecer roturas y contratiempos en sus instalaciones de gas. Tal vez sea recomendable remozar o cambiar la instalación de gas en aquellos pisos construidos antes de los años setenta, porque las adversidades tienen más probabilidades de manifestarse.

La situación es igualmente peliaguda en una casa unifamiliar que en un bloque de vecinos o en cualquier otro edificio o infraestructura. Tener contratado un seguro también descargará a los propietarios de responsabilidad y de preocupaciones llegado el momento, de ahí que sea una opción digna de valorarse y de aprobarse en junta.

Se recomienda mantener una limpieza idónea de la instalación de manera regular, conservar en un estado óptimo los puntos de ventilación suficientes y cerrar la llave general del paso del gas si se va a estar fuera de la vivienda durante un periodo dilatado. Estas medidas paliarán posible peligros, ya que el deterioro de la instalación del gas puede estar produciéndose con sigilo.

Lo ideal es realizar una inspección a fondo cada menos de cinco años. Si se detectan anomalías durante los trabajos de revisión, se deberá proceder a la interrupción inmediata del suministro del gas. Serán los servicios de la empresa instaladora del gas los que deban hacerse cargo de la situación, por lo que lo mejor es no enredar con maniobras caseras ni amateur. Siempre los profesionales sabrán darnos el asesoramiento técnico para no romper poco a poco la instalación del gas.

Nada más que se perciba que la instalación de gas se está abocando a un terreno lleno de problemas, lo más conveniente será anticiparse a las anomalías. El usuario no debe tratar de resolver los contratiempos en el gas por sí mismo, sino que deberá ponerse en contacto con profesionales especializados del sector; en las distintas consejerías de las regiones españolas será posible echar un vistazo a la lista de empresas y compañías instaladoras que están habilitadas para intervenir con todas las garantías de profesionalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *