Las calderas de condensación son hasta un 65% más eficientes que el resto

Afortunadamente, en los últimos ha años se han suscitado una serie de movimientos internacionales en pro de la conservación ambiental y en el uso de sistemas energéticos más eficientes y menos contaminantes. Las principales asociaciones y organizaciones del sector de energético del país se encuentran mancomunando esfuerzos para lograr reformas que contribuyan con la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y demás gases contaminantes.

Una de las principales peticiones de estas asociaciones para los entes gubernamentales es que se contemple al gas natural como un combustible clave para la lucha contra el cambio climático, y que este combustible sea el eje de la transición energética que deberá suscitarse para apoyar la preservación del ecosistema. Las propuestas de estas organizaciones están enfocadas en promocionar el uso de tecnologías innovadoras como medio seguro y eficiente de producción de energía, y que de este modo se inhiba el uso de tecnología anticuada y de combustibles contaminantes que poseen un menor rendimiento energético y que producen una notable contaminación ambiental.

El gas natural es uno de los combustibles más promocionado por las asociaciones y organizaciones del ámbito energético, ya que este elemento genera una combustión limpia, segura y libre de contaminantes. En base a todo lo mencionado anteriormente, es evidente que los sistemas de calefacción tienen un rol fundamental en las reformas energéticas y en la lucha a favor a de la conservación del ecosistema, ya que se están planteando medidas y leyes que instauren el uso de instalaciones térmicas en el hogar más eficientes y solidarias con el ambiente.

Llegando a este punto, es relevante informar que las calderas de condensación representan la opción de mejor rendimiento energético y menor contaminación ambiental en cuanto a los sistemas de calefacción se refiere, ya que estudios realizados han demostrado que las calderas de condensación presentan un 65% más de eficiencia energética que otro tipo y modelo de calderas existentes y, además, estas calderas no emiten gases contaminantes a la atmosfera.

El innovador diseño de las calderas de condensación tiene como propósito el aprovechamiento de todo el calor que puede ser producido por el combustible, por lo cual el proceso de estas calderas presenta un nulo porcentaje de desperdicio energético. Ya se han comenzado a establecer pautas y normativas para promover el uso de estas eficientes calderas, ya que, por ejemplo, actualmente los fabricantes de calderas solo tienen permitido la elaboración y comercialización de calderas de condensación, lo que representa un importante paso en la inminente transición energética que deberán asumir todos los países del mundo en pro del cuidado y preservación del medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *